lunes, 9 de abril de 2012

Uñas postizas

¿Cuántas veces te has preguntado si es conveniente o no usar uñas postizas? Puede que tus uñas no tengan el crecimiento que esperas y por ello decidas apostar por las postiza. Sabes, en un principio, estas uñas se usaron en medicina para sustituir la pérdida de uña, con una artificial.
Hoy día, responde a una razón más estética que  medicinal. Toda mujer desea tener uñas largas y fuertes, porque así lo indica la moda. Y existen diferentes métodos y productos para poder lograr esto.

Están:
1. Acrílicos: con 2 componentes, un líquido y un polvo acrílico muy fino, que se mezclan formando una pequeña masita que luego es distribuida por toda la uña. Da resistencia y color blancuzco a la superficie de la uña, es de larga duración con mantenimiento. Se pule y acomoda con lima. Es usado también para reparar las uñas de los pies (lo que no es muy recomendable).
2. Fibra de vidrio: es utilizada para reparar uñas naturales que están rotas o reforzar uñas postizas que tienen cierto tiempo de uso. La fibra por lo general es de cristal o de seda y se aplica sobre la uña.
3. Los tips: son los más comunes. Son uñas de resinas acrílicas, naturales (de color blancuzco) o transparente. Se colocan a la mitad de la uña natural y tras el limado se difumina la unión de las uñas. Se usa un pegamento especial para adherirla a la uña. Debe ser cubierta con acrílico o gel.
4. Gel: se hacen las uñas a partir de un gel acrílico UV reactivo que se endurece bajo luz ultravioleta. Puede tener color blanco, rosado o transparente (el más usado). Es colocado sobre los tips o sobre los papelitos de esculpido (cuando las uñas serán sólo de gel) e introducido en una lámpara de luz ultravioleta donde se endurece.

Ahora bien, nos preguntamos si estos métodos son realmente buenos para las uñas!??
Y la respuesta es no! Lamentablemente estos métodos no-naturales de crecimiento de la uña, lo que hacen es debilitar la uña natural. Debido a que en los procesos, se lima la uña natural y los químicos de los productos la van consumiendo con el tiempo (es verdad que protegen a la uña de agentes externos y ésta crece debajo de la uña postiza, pero una vez retirada la uña, la natural se ve muy debilitada y en la mayoría de los casos debe ser cortada). Es recomendable realizarse estas uñas de vez en cuando, dejando un tiempo entre cada puesta de uña postiza, para permitir que se fortalezca la uña natural. Pueden durar hasta 1 mes, con un mantenimiento cada 15 días (lo que puede variar de acuerdo al crecimiento natural de las uñas de cada persona)